Identificación

Certificado de Cuotas de 2022

Colegiados de Honor 2023

    Aula Virtual

 Red Gaditana de      Cooperación

El Colegio de Enfermería organiza el primer curso sobre «Actuación ante Incidentes Biológicos y Químicos»

IMG_6985

Javier Longobardo y Orestes Rodríguez, dos de los docentes del curso.

El mismo se desarrollará del 29 de mayo al 2 de julio y el plazo de inscripción ya está abierto.

Trasladar a un paciente de forma segura, conocer de qué elementos se compone un equipo de autoprotección y saber utilizarlos, son algunos de los temas que se abordarán.

El Colegio de Enfermería de Cádiz organiza del 29 de mayo al 2 de julio un curso sobre “Atención de Emergencia ante incidentes biológicos y químicos” con el objetivo de dotar a los profesionales sanitarios de los conocimientos básicos teóricos y prácticos necesarios para enfrentarse a este tipo de situaciones. Se trata de un curso acreditable, que pretende que el profesional se desenvuelva en un entorno penoso, exigente y complicado, para que sea capaz de transmitir al enfermo confianza y tranquilidad.

Los docentes Javier Longobardo y Orestes Rodríguez explican a lo largo de la siguiente entrevista los detalles de este curso que el Colegio imparte por primera vez.

¿Cuántos profesores impartís el curso y qué duración tiene?

Javier Longobardo: Somos un grupo de siete docentes. La duración presencial son cuatro días más un simulacro, a lo que hay que sumar una fase online previa. Lo impartiremos en la sede del Colegio de Enfermería, pero posiblemente realizaremos alguna de las prácticas en otro lugar y el simulacro se hará en San Fernando.

¿Cuál es el objetivo de esta oferta formativa?

Javier Longobardo: La idea es formar a la gente en riesgo tecnológico, fundamentalmente biológico y químico. En el curso tomaremos como referencia algunas enfermedades y en base a ellas explicaremos cuáles son las medidas de actuación y autoprotección que debemos de tomar. Vamos a ver cómo se realiza el traslado del paciente en cápsulas de aislamiento y los procedimientos de vestido y desvestido que deben seguir un protocolo específico para garantizar el aislamiento y la autoprotección.

La epidemia de Ébola hizo saltar todas las alarmas, pero con el tiempo esa preocupación se ha ido relajando.

Orestes Rodríguez: El problema es que nos centramos en las epidemias, pero día a día nos enfrentamos a situaciones que no son tan dramáticas como el Ébola pero que también precisan de utilizar equipos de protección y, sin embargo, no les damos la importancia que realmente tienen. Digamos que día a día los enfermeros nos enfrentamos a virus que no son el Ébola, pero que también nos pueden poner en riesgo y hay que estar preparados. Pacientes con coronavirus, acinetobácter, etc. ante pacientes con estos virus también necesitamos aplicar un procedimiento de autoprotección.

¿A qué tipo de enfermeros va dirigido este curso?

Orestes Rodríguez: Cualquier tipo de profesional que se dedique al campo de la Enfermería es susceptible de contraer virus. Nosotros mismos conocemos a compañeros que han tenido que tomar profilaxis por contaminación de meningitis meningocócicas que se han confirmado a posteriori. El punto de referencia son enfermedades por virus hemorrágicos pero autoprotegerse es básico y necesario en todo momento. El equipo de protección hay que llevarlo siempre y a partir de ahí establecer niveles de protección en función del germen al que nos enfrentemos.

Javier Longobardo: En Andalucía por ejemplo se da mucho las intoxicaciones por organofosforados y ante eso hay que protegerse porque de lo contrario corremos el riesgo de infectarnos y de contagiar a más personas. Si tienes la sospecha de que puede te pueden enfrentar a una situación de este tipo, lo mejor es protegerse antes de entrar en contacto con el paciente. Por eso decimos que estos cursos van dirigidos a todos los enfermeros, porque todos nos podemos ver en una situación de contagio.

¿Esta formación no se imparte en el Grado en Enfermería?

Javier Longobardo: No se imparte ni a en el Grado ni una vez dentro del mercado laboral. En nuestra empresa (061) conseguimos que se nos diera una formación aceptable al respecto pero inicialmente era muy deficitaria.

¿Cuál es el equipo básico de autoprotección?

Orestes Rodríguez: El equipo básico está formado por gafas, guantes y mascarilla. A partir de ahí vamos subiendo.

¿En qué momento se debe utilizar?

Orestes Rodríguez: El equipo básico se debe utilizar cada vez que haya una mínima sospecha de contagio, por precaución. Yo he llegado a un punto que me lo pongo casi para todo, hasta para realizar una nebulización. Por ejemplo, cuando entramos en contacto con un paciente con fiebre es recomendable protegerse hasta que se le diagnostique la enfermedad. En la ambulancia llevamos siempre el equipo, pero nos tememos que no es así en todos los niveles del sistema asistencial. Para que un enfermero pueda exigir determinado material también tiene que saber usarlo. En parte es nuestra obligación, por nuestro propio bien y por el de los demás.

¿Qué casos trataréis en el curso?

Javier Longobardo: Durante el curso los casos que vamos a tratar van a ser los que hemos atendido nosotros, es decir, que no son casos imaginarios ni lejanos. En muchos países se ha iniciado una guerra bacteriológica o bien se producen atentados con elementos químicos y biológicos, por lo tanto los equipos de primera intervención deben saber cómo actuar en estos casos. Por irnos a situaciones más cercanas, no es descabellado que un enfermero tenga que atender a personas como consecuencia de un accidente de tráfico con sustancias químicas de por medio. El cambio de mentalidad del profesional es fundamental y se está produciendo. Es imprescindible pensar que te puedes ver en una situación de este tipo y que hay que estar preparados. Tomar conciencia del riesgo es vital.