Identificación

Certificado de Cuotas de 2019

    Aula Virtual

 Red Gaditana de      Cooperación

«Cuando regresas de una expedición ya estás pensando en volver al año siguiente»

Por decimoctavo año, integrantes de la ONG Enyanin, trabajadores del Hospital Punta de Europa de Algeciras, al que este año también se han unido otros sanitarios del Hospital de Jerez, Virgen del Rocío de Sevilla y Juan Ramón Jiménez de Huelva, emprendieron el pasado mes de febrero una nueva expedición a los Campamentos de Refugiados del Pueblo Saharaui en Tinduf (Argelia).

Inmaculada Martínez Aragón.- El inicio de esta aventura solidaria surgió en un quirófano del Hospital Punta Europa, cómo recuerda el matrono Sergio Alberto Rivera, “todos los veranos operábamos a algún niño saharaui que venía con alguna patología en el programa de Vacaciones en Paz. Entonces alguien planteó trasladarnos allí en vez de esperar a que vinieran ellos en verano”.

Alberto Rivera lleva desde hace casi dos décadas acudiendo con la ONG Enyanin a los Campamentos de refugiados saharauis de Tinduf. Y es que como relata cada cooperante “la experiencia cada año es más gratificante y enriquecedora, cuando regresas de una expedición ya estás pensando en volver al año siguiente”.

La principal dificultad que encuentran es la económica no reciben subvenciones, solo ayudas puntuales como la del Colegio de Enfermería y sobre todo el apoyo del Servicio Andaluz de Salud. Otra dificultad muy importante es el envío de material sanitario “que cada vez es más complicado pasarlo por la frontera argelina”.

La atención sanitaria es muy deficiente por la falta de profesionales, medios e infraestructuras. Existe una ausencia total de especialistas y una infraestructura médica y de enfermería muy deficiente. Está basada casi exclusivamente en el apoyo de las grandes ONG.

La labor de enfermería se basa en intervenciones en consultas y quirófanos. Hoy día la salud sexual y reproductiva se basa fundamentalmente en la figura de la matrona. Por ello realizan colaboración docente en la formación de matronas, “sobre todo encauzada a la captación y formación de parteras tradicionales que realizaban su labor en las jaimas”.

Entre los objetivos marcados por la ONG Enyanin en esta última expedición fueron los siguientes: Implementar en la población refugiada el proyecto de atención médico-quirúrgica, en el área de Otorrinolaringología; crear un registro de patologías, para su posterior derivación si procediera, o en su caso, seguimiento en visitas posteriores; realizar cirugía mayor y ambulatoria, bajo anestesia general o local en la especialidad de ORL a la población que se detectase, dentro de las posibilidades técnicas y humanas disponibles en el Hospital Nacional de Rabuni; aprovechar la experiencia profesional para capacitar al personal sanitario local; plantear el trabajo para próximas visitas, recopilando datos de los pacientes atendidos y susceptibles de atención posterior en otros hospitales; conocer de cerca la situación en los Territorios Liberados, a los que después de casi 20 años no conocíamos; y , finalmente,  realizar el control, actualización y, en la medida de lo posible, reparación del material medicoquirúrgico disponible en el Hospital Nacional ‘Martir Bachir Saleh’.

El impacto de la Covid-19 en los campamentos de refugiados

La pandemia por Covid-19 ha creado una crisis social y económica sin precedentes. Como denuncia el periódico digital Ecsaharaui.com, especializado en noticias sobre el Sáhara Occidental, hasta el momento no se ha registrado ningún caso de SARS-CoV-2 en los campamentos de refugiados o en las zonas liberadas del Sáhara Occidental.

Entre las medidas impuestas por Comité Nacional para la Prevención del Coronavirus perteneciente al Ministerio de Salud Pública de La República Árabe Saharaui Democrática destacan la obligación de someter a la cuarentena a los estudiantes procedentes de Argelia que llegaron recientemente a los campamentos saharauis de las ciudades argelinas, a quiénes tampoco permiten mudarse a las otras wilayas (provincias).

Asimismo, grupos de sanitarios saharauis fabrican, en la medida de lo posible, geles desinfectantes para repartir a la población, los bomberos continúan desinfectando las zonas y las fuerzas de seguridad controlando los accesos.

Y como ha ocurrido con el resto de la población mundial, las autoridades lanzan mensajes continuos basados en la importancia de llevar a cabo las medidas de prevención: higiene personal y del hogar y respetar el distanciamiento social, especialmente a aquellas familias saharauis que pretenden pasan sus vacaciones de verano en la ciudad argelina de Tinduf.

Tristemente hoy, 44 años después de que España se retirara del Sáhara Occidental, la gran mayoría de las familias de refugiados saharauis que partieron de sus hogares continúan a la espera de una solución para volver a territorio saharaui. Todo está aún por hacer. A pesar de ello, la población saharaui sigue destacando por su admirable hospitalidad y generosidad y sobreviviendo, principalmente, gracias a la ayuda humanitaria y a proyectos de tipo productivo en materia de agricultura y ganadería auspiciados por la cooperación internacional.

Share