Identificación

Certificado de Cuotas de 2019

    Aula Virtual

 Red Gaditana de      Cooperación

El enfermero militar, Andrés Macías, narra en su novela “Nuestros ángeles desconocidos” su experiencia en Afganistán

Gema Freire.- Andrés Macías Gaya es de San Fernando (Cádiz) y desde 1995 forma parte del Cuerpo Militar de Sanidad, previamente a su ingreso en la carrera militar trabajó en los hospitales de San Rafael, Puerta del Mar, Puerto Real y el Naval de San Carlos.

Además, durante estos 25 años como enfermero militar, ha prestado sus servicios sanitarios en el Buque de Asalto Anfibio de la Armada ‘Castilla’ L-52, en el Buque Hidrográfico ‘Pollux’ A-22, en la Flotilla de Submarinos y en el Escuadrón de Vigilancia Aérea nº 11 (Alcalá de los Gazules), y en el hospital de San Carlos nuevamente. Actualmente, es capitán y está destinado en el servicio de sanidad del Tercio de Armada de Infantería de Marina, en San Fernando.

El pasado 20 de abril publicó su primera novela, titulada ‘Nuestros ángeles desconocidos’, en la que propone un tema novedoso, ya que poco se ha escrito sobre enfermeros militares en plena guerra afgana y mucho menos desde dentro, sin que nadie se lo haya contado.

Este autor novel, y veterano de Afganistán, destino en el que ha tenido que participar hasta en tres ocasiones prestando asistencia sanitaria en un hospital de campaña, asegura que el objetivo principal que persigue con este libro es acercar a la sociedad el desconocido mundo de la sanidad militar.

¿Cuál es el hilo conductor de la novela?

La novela narra las peripecias de unos enfermeros militares en un hospital de campaña en Afganistán. A través de las páginas sumerjo al lector en ese mundo desconocido de la sanidad militar, donde las situaciones más adversas se superarán con valentía, profesionalidad, humildad y buen humor, que son los ingredientes fundamentales para afrontar la vida, según mi criterio. Una base militar en medio de la nada al oeste de Afganistán unirá para siempre las vidas de estos tres enfermeros militares, que nunca pensaron que acabarían curando soldados entre burkas, turbantes y fusiles de asalto Kalashnikov, cuando sus almas cándidas de estudiantes de enfermería se aplicaban a los cuidados de pacientes encamados en un hospital universitario. Los protagonistas escogieron una profesión para cuidar a otros, y eligieron el uniforme para hacerlo con todas sus consecuencias.

¿Por qué decidió escribir esta novela?

Empecé a escribirla en 2017, aunque me lo empecé a plantear mucho antes. Finalmente la terminé el pasado verano. Mi intención es poner el objetivo de la cámara en este desconocido mundo de la sanidad militar para que la población en general sepa el ambiente en el que nos desenvolvemos y atendemos a nuestros pacientes, que no olviden que son sus soldados. Ha sido una terapia para mí y espero que no acabe aquí y poder seguir escribiendo cosas relacionadas con el tema sanitario, con algún protagonista de fondo que se dedique o se haya dedicado a la Enfermería, en estos tiempos o en la antigüedad.

¿Dice en el prólogo que España fue uno de los primeros países en desplegar un hospital quirúrgico transportable?

El médico militar Mariano Gómez Ulla fue el primero que ideó los hospitales quirúrgicos de montaña transportable a lomos de mulos, y eso fue durante la Guerra de Marruecos, en los años 20 del siglo pasado. Estos “hospitales” permitieron la asistencia inmediata en Primera Línea, con la cual se redujo drásticamente la mortalidad de los heridos. Esta idea se perfeccionó, con los adelantos de la cirugía (anestesia general, asepsia y sangre total) como la conocemos hoy y con medios rápidos y aéreos de evacuación, en la Guerra de Corea, con los M.A.S.H norteamericanos, más populares a través de la televisión. A lo largo de la novela he intentado recuperar la figura de varios personajes ilustres del ámbito civil y militar español para rescatarlos del olvido.

¿En qué años se centra la novela?

La primera vez que fui a Afganistán fue en 2006 y el grueso de la novela está ambientada en ese momento. Regresé en 2009 y lo que me encontré no tenía nada que ver porque los talibanes estaban más cerca de nuestra base y tuvimos que atender a muchos heridos de combate, mientras que en mi primera experiencia prestamos más asistencia a la población civil. En 2014 volví y me encontré un escenario más calmado.

 La memoria retiene los acontecimientos que marcan más, pero con el paso de los años se tiende a seleccionar los recuerdos o incluso a transformar lo vivido. Toda novela precisa de un trabajo de documentación y ésta no va a ser menos ¿Cuáles han sido las fuentes?

La principal fuente he sido yo mismo, mi memoria, mis recuerdos, las fotos que tomé a lo largo de las misiones, pero también he recurrido a la hemeroteca de algunos periódicos y a la propia web del Ministerio de Defensa, sobre todo, para consultar fechas y localizaciones geográficas.

Los enfermeros que formaron parte de la misión que usted narra en el libro la señalan como una de las más importantes de sus vidas, ¿por qué todos tienen esa sensación?

Por la asistencia sanitaria que prestamos. España desplegó allí un Role-2 (en terminología OTAN, que lo explico en la novela), viene a significar “hospital de sangre”, como se decía antiguamente, donde se hace ahora una cirugía de control de daños, como en aquellos M.A.S.H americanos. Este Role-2  lo conformaban en su comienzo más de 40 sanitarios de distintas disciplinas y especialidades. Los sanitarios del Cuerpo Militar de Sanidad, que no estamos destinados en los pocos hospitales militares que quedan, solemos trabajar en nuestro día a día con personas sanas y más joven que la población en general y estas misiones nos permitían desplegar nuestros conocimientos y enfrentarnos a situaciones que no habíamos visto nunca, lo cual enriquece muchísimo. Si a esto le unes que estás ayudando a personas que de otra manera no tendrían acceso a asistencia sanitaria, tan lejos de casa, lejos de tus seguridades, etc., te vas de allí satisfecho y con la sensación de que has sido muy útil. Creo que todo el que va regresa con otra visión de la vida, relativizas los problemas y le das más valor a las cosas, empezando por la familia y los amigos.

¿Cómo se puede adquirir el libro?

Por ahora se puede conseguir a través Amazon y en la papelería Bozano, en San Fernando.

Share