Identificación

Certificado de Cuotas de 2022

Colegiados de Honor 2023

    Aula Virtual

 Red Gaditana de      Cooperación

Luis Fuentes Cebada, el primer enfermero gaditano que lee su tesis delante de un tribunal formado única y exclusivamente por enfermeros

Rafael Campos con Luis Fuentes en el Congreso Internacional de Enfermería de Barcelona.

Colegio de Enfermería de Cádiz / Gema Freire.- El pasado 23 de junio se produjo un hecho histórico en la provincia de Cádiz a nivel académico. A las 10 de la mañana, en la Facultad de Enfermería y Fisioterapia de la UCA, el enfermero Luis Fuentes Cebada leía su tesis doctoral delante de un tribunal formado única y exclusivamente por doctores en Enfermería. Una investigación sobre la Influencia de la orientación profesional del tutor clínico a las competencias práctico-clínicas demostradas por los estudiantes de Enfermería, que comenzó hace 6 años y que le ha permitido que, tras años de arduo trabajo, este enfermero fuese protagonista por un día en un marco que era la primera vez que se producía.

¿Cuál ha sido su trayectoria académica y profesional hasta la fecha?
Terminé mis estudios de Enfermería en 1987 en la antigua escuela de Enfermería que había en el Hospital Puerta del Mar. Como casi todos los compañeros de la promoción tuvimos un acceso al mercado laboral mucho más fácil que el de hoy. Primero trabajé en el Hospital de Jerez y después en un programa de vacunaciones de Andalucía. En octubre de 1991, cogí la plaza en el Hospital de Puerto Real, donde estuve 11 años trabajando en la Unidad de Pediatría y después en Dirección en el Desarrollo del Proceso Enfermero e informatización de las Unidades de Enfermería. En 2003, pasé al Hospital Puerta del Mar, donde me incorporé como supervisor general de Sistema de Información, y después como Jefe de Bloque de la Unidad de Cuidados Intensivos y de Urgencias. Paralelamente, soy profesor asociado de Ciencias de la Salud de la Universidad de Cádiz. Concretamente, soy responsable del Practicum 5, que se corresponde con los alumnos de cuarto de Grado en Enfermería que realizan sus prácticas en la Unidad de Cuidados Intensivos, y además coordino las prácticas de los alumnos del Centro Universitario de Enfermería Salus Infirmorum.

¿Por qué ha realizado la tesis doctoral?
Durante décadas los enfermeros hemos tenido una especie de techo de cristal, en el sentido de que cuando terminábamos la Diplomatura no existía la posibilidad de seguir desarrollándonos en el mismo ámbito académico. Este techo se rompió afortunadamente con la entrada en vigor del Espacio Europeo de Educación Superior (EEES). Pertenezco a la primera promoción del Master en Investigación e Innovación en Cuidados de Salud de la Universidad de Cádiz, que me permitió adquirir una serie de competencias en Investigación que no nos facilitaron en la carrera. Antes estudié la Licenciatura en Antropología, como hicimos muchos enfermeros queriendo buscar un mayor desarrollo académico. Una vez hecho el Master, como era profesor asociado en Ciencias de la Salud, y coordinaba las prácticas clínicas de los alumnos, vi que el EEES estaba modificando la formación práctico-clínica. Me pregunté si los tutores estaban influyendo en los resultados académicos de los alumnos y en base a esta pregunta surgió la idea de la tesis. Soy de los que piensan que la investigación se debe orientar al espacio donde se desarrolla la actividad profesional. Nos surgió esa pregunta, a mí y a las personas que me dirigieron la tesis, los enfermeros y docentes de la Universidad de Cádiz, Consuelo López Fernández y Juan Manuel Picardo García, y me puse a ello. La situación que se me ha dado es muy entrañable para mí porque todas las personas que han intervenido en el proceso, tanto los directores de tesis, como el presidente de la mesa del tribunal, como el tribunal completo eran enfermeros y es la primera vez que ocurre en la provincia de Cádiz.

¿Las conclusiones de su tesis van a tener una aplicación en la práctica diaria?
En eso estamos trabajando. Las conclusiones de la tesis demuestran que el perfil docente del tutor clínico, su orientación profesional y su formación docente influyen en los resultados académicos de los alumnos. En vista de estos resultados es concluyente que hay que trabajar mucho en la formación de los tutores clínicos en lo que tiene que ver con la metodología para mejorar la formación de los alumnos, porque a fin y al cabo nos interesa a todos. Se está programando un curso sobre metodología docente en la formación práctico-clínica para los tutores clínicos. Espero que en un futuro próximo se pueda impartir y los alumnos se beneficien.

El Colegio provincial puso en marcha hace dos años la Unidad de Promoción y Apoyo a la Investigación Enfermera, ¿qué opina de esta apuesta realizada por la Junta de Gobierno?
Lo valoro de una manera muy positiva porque a los enfermeros no se nos forma durante la carrera en investigación. Que el Colegio haya desarrollado una línea de apoyo no sólo es positiva, sino necesaria para todos aquellos que tengan inquietud por mejorar su práctica clínica. Tener a una enfermera tan formada en investigación como Carmen Ruiz Barbosa al frente de dicha Unidad es todo un lujo.

Usted por su profesión está en contacto con compañeros de todas las edades ¿Aprecia más interés en la investigación por parte de los jóvenes enfermeros?
Las nuevas generaciones no tienen el techo de cristal que comentaba antes y son gente que ha entrado en Enfermería a base de mucho esfuerzo porque las notas que se les exige son altísimas. Son personas con muchas inquietudes, mucha formación y van a tener más fácil pelear por obtener un doctorado, y no con la edad que lo he conseguido yo (a los 51 años), sino a la mitad de mi edad, como ocurre en el resto de las disciplinas; ése es el mayor logro que yo defiendo. Yo he llegado tarde al barco, pero me alegro de que nuestros hijos puedan doctorarse en Enfermería antes de los 30, como en el resto de disciplinas académicas.

¿Su labor investigadora acaba aquí?
En absoluto, al revés, el tener cierta capacitación para poder investigar permite que uno pueda liderar proyectos de investigación y se abren otras posibilidades.

¿Qué sintió el día que presentó su tesis?
Yo quería corresponder a todas las personas que habían sufrido mi desarrollo profesional: familia, directores de la tesis a quienes estoy eternamente agradecido, directora del Departamento de Enfermería de la UCA, directoras de Enfermería que me han posibilitado desarrollarme profesionalmente, etc. Tengo un largo agradecimiento para muchísimas personas. Fue un día muy feliz y creo que conseguí el objetivo.

A pesar de contar con ayuda, como usted mismo ha explicado, un trabajo de estas dimensiones implica mucho sacrificio, ¿A qué ha tenido que renunciar durante este tiempo?
El sacrificio más grande es cuando tienes que decirle a tu hijo que no puedes jugar con él porque tienes muchas cosas que hacer. Eso te genera un sentimiento de tristeza enorme. Lamentablemente, si queremos progresar y desarrollarnos profesionalmente va en detrimento del tiempo que se le dedica a la familia.

¿El sacrificio le ha merecido la pena?
Visto ahora, sí.

Muchas gracias y enhorabuena Doctor Fuentes.