Identificación

Usted no ha entrado en

Certificado de Cuotas de 2018

    Aula Virtual

 Red Gaditana de      Cooperación

Presentación del libro: ‘Salus Infirmorum en Cádiz. La excelencia en la Formación de los Cuidados’

Concepción Mejías, en la sede de Salus Infirmorum, junto a la portada del libro.

El próximo 13 de febrero a las 18.30 horas, el Colegio de Enfermería de Cádiz acogerá la presentación del Libro ‘Salus Infirmorum en Cádiz. La excelencia en la Formación de los Cuidados’.

Con motivo de la publicación de esta Obra, entrevistamos a Concepción Mejías Márquez para así poder adentrarnos en el corazón Salus Infirmourm, una institución académica que ha destacado en Cádiz por ser pionera en la formación de enfermeras, siendo testigo directo del avance y la diversificación de profesionales que se ha producido en el campo de las ciencias de la salud.

 

Mejías Márquez nació en Huelva en 1954; en 1996 se inicia como profesora de Fundamentos de Enfermería en Salus y desde 2010 es profesora de base y coordinadora del programa de prácticas clínicas. Posteriormente, en 2013 asume el cargo de presidenta de la Asociación Nuestra Señora ‘Salus Infirmorum’. Hasta junio de 2019 ha sido directora técnica, equivalente al decanato, de Salus Infirmorum. Como enfermera, posee una amplia experiencia profesional y en gestión de servicios sanitarios.

Concepción Mejías es la coordinadora de la obra, pero este ejemplar, que recoge el nacimiento de Salus Infirmorum en Cádiz en 1952 hasta 2016, es el resultado del trabajo conjunto de la presidenta de la Asociación Salus Infirmorum e Isabel Lepiani, Juan Carlos Paramio, Francisco Glicerio Conde, Mª José Carranza y Concepción Mata. 

¿Por qué decide escribir este libro?

Era una asignatura pendiente mía, yo iba a realizar la tesis doctoral de Salus Infirmorum en Cádiz y por motivos personales opté por no hacerla. En Junio de 2019, con el cambio rectoral en la Universidad de Cádiz y cercana a cumplir los 65 años pensé que era el momento de hacer cambios y tomé la decisión de dejar a Isabel Lepiani el decanato de la Escuela para así yo centrarme en la Asociación e ir preparando mi jubilación.

Tuve la osadía de querer escribir un libro y encontré el apoyo de mis compañeros. Tenía mucho interés de dejar constancia la trayectoria de Salus Infirmorum en Cádiz, decana de la formación enfermera en nuestra provincia. Lo que empezó siendo un relato se ha convertido en un libro histórico-científico, hemos presentado una obra que permite en el futuro seguir investigando y publicando sobre Salus Infirmorum. 

¿Qué supuso el nacimiento de la Hermandad de Enfermeras Salus Infirmorum?

El nacimiento de Salus Infirmorum surge de la llamada del papa Pío XI (1922-1939) a todas las enfermeras católicas para que se implicaran en el cuidado de la población, hay que tener en cuenta que Salus se funda en el año 1942 época de la gran epidemia de tuberculosis que azota la España de la posguerra civil seguida de la gran epidemia de poliomielitis, en ese entorno social  nuestra fundadora Dña. María de Madariaga se reúne con las enfermeras más influyentes de la época (Renfe, Cruz Roja etc….) y funda la Hermandad de Salus Infirmorum con los objetivos fundacionales de tener un nivel científico-técnico excelente así como una formación en valores de humanismo cristiano.

Comienza trabajando y creando unos dispensarios en las distintas parroquias de los barrios más desfavorecidos de Madrid poniendo en marcha un sistema de ayuda y cuidados a domicilio que coincide plenamente con el actual de atención primaria.

Seguidamente empezó a fundar escuelas por todo el territorio nacional llegando a Cádiz en el año 1952.

Diez años después de la de Madrid, se funda Salus Infirmorum en Cádiz, ¿Qué supuso para la profesión el nacimiento de esta institución en Cádiz?

Para la sociedad gaditana fue un hito y en particular para la profesión enfermera. Una asociación nacional que se fijó en la provincia de Cádiz y que trajo la Escuela hasta aquí a través de Dª Carmen Varela Iglesias, hermana del General D. José Enrique Varela Iglesias, I Marqués de Varela de San Fernando.

Curiosamente entre la documentación que hemos revisado, hemos localizado que en 1947, a pesar de que por aquella fecha no había pensamiento de que estuviera Salus en Cádiz, ya había documentos en los que la fundadora Dª María de Madariaga le ofrece a las autoridades de Cádiz mandar a sus enfermeras a cuidar a los heridos por La Explosión de Cádiz (18 de agosto de 1947).

Salus comienza a andar con un grupo de apenas diez enfermeras, alquilando una pequeña vivienda en la calle Beato Diego de Cádiz.

¿Fue Salus Infirmorum el primer centro oficial para cursar los estudios de Enfermería?

La Escuela dependía de la Facultad de Medicina de Cádiz (entonces adscrita a la Universidad de Sevilla) y las alumnas realizaban sus prácticas en el “Hospital de Mora” (actual Facultad de CC. Económicas y Empresariales de la UCA).

Podemos decir que Salus Infirmorum, desde su fundación en 1952, es la decana de la formación y de la enseñanza sanitaria en Cádiz de enfermeras. En ella se realizaron desde 1958 la Especialidad de Matrona y desde 1970 la Especialidad de Pediatrías, únicas en la provincia. 

Háblenos del periodo en el que los estudios enfermería tuvieron que cursarse en régimen de internado

Con la unificación de los estudios, en 1952, practicantes, enfermeras y matronas, se agrupan en una denominación común, lo que supone el nacimiento de los Ayudantes Técnicos Sanitarios (ATS). Por aquel entonces la legislación exigía a las mujeres un internado. En 1955 se incorporó a la Escuela la Hermana Dª. María Abaurrea Álvarez-Ossorio, para asumir las reformas de la Escuela de ATS (que ya estaba aprobada) y sobre todo, por la necesidad de incorporar un internado obligatorio para las alumnas.

Este régimen de internado comenzó en 1956 y en ese mismo año, Dª. María Abaurrea Álvarez-Ossorio, es nombrada Rectora de la Escuela. El primer internado de Salus Infirmorum tuvo su sede en un piso de la Plaza de España de Cádiz, donde podían cursar los estudios de Enfermería un total de 15 alumnas internas, posteriormente se adquiere una casa en la calle Delicias. El periodo de internado dura hasta el cierre de la Escuela en 1994.

Un reglamento regía las normas del internado, estableciendo un orden del día, en el que se programaban, entre otros, los horarios de levantarse, misa, rezos y trabajos fijos. Las normas de la Escuela son muy exigentes en cuanto al régimen de escolaridad, admisión, etc, … 

Describe a la Hermana Rectora, María Abaurrea, como una mujer inteligente, de gran iniciativa y formación. ¿Qué destacaría de su aprendizaje junto a ella?

Fue una mujer muy valiente y formada. Dª María es nombrada Rectora de la Escuela en 1956. En Salus Infirmorum era conocida como la Hermana Rectora, aunque coloquialmente en la sociedad gaditana, fue conocida como “La Rectora”.

Dª María Abaurrea fue un gran ejemplo para todas las enfermeras y mujeres del mundo, al margen de quiénes puedan pensar lo contario. Sus méritos, cómo no podía ser de otra manera, fueron reconocidos, siendo homenajeada por la Santa Sede, la Armada y el Consejo General de Enfermería, a petición del Colegio de Enfermería de Cádiz, quién en sesión el 9 de abril de 1994 acordó por unanimidad solicitar al CGE premiar su labor formativa de medio siglo en Cádiz.

¿Qué supone el paso/cambio de sede de Simón Bolívar a la Calle Ancha?

Hemos querido plasmar desde la veracidad la historia del porqué se cerró la Escuela en el año 1994 y tuvimos que trasladarnos al patio del Obispado, antiguo Hospital de Mujeres y permanecer allí hasta 2005. Hacíamos las prácticas en la primera planta de la Casa del Obispo, en una pequeña capilla.

En 2005 se inauguran las instalaciones de la Escuela en la Calle Ancha (sede actual), dos años después se firmarían los acuerdos de colaboración entre la Asociación y el Ministerio de Defensa (San Carlos) y el Hospital Universitario de Puerto Real para la realización de prácticas de los alumnos. 

¿Cuál es compromiso del Centro con los alumnos? ¿Cuáles son las bases del aprendizaje que ofrece Salus a los futuros enfermeros?

Los mismos objetivos fundacionales de Salus, una formación científico-técnica a nivel de excelencia y una formación transversal en valores éticos y humanos de respeto a la vida y a la dignidad humana, unos parámetros que son inherentes a la profesión de enfermería y que no van a variar nunca.

Promocionamos una educación/formación personalizada, completa, coherente, de acuerdo con nuestro ideario, proporcionando a nuestros estudiantes una formación integral con el fin de que alcancen la excelencia profesional.¿Qué siente tras tener esta obra en sus manos?

Siento que mi etapa en Salus ha terminado. Creo que ya debo retirarme, cuento con un magnífico equipo y el mérito de todo lo alcanzado en estos años se debe a ellos, yo sólo he sido la conductora. Debo mencionar también, la magnífica labor de las directoras académicas Amelia Rodríguez y, actualmente, Ana Saínz.

Siempre me he sentido enfermera, me formé como ATS porque así lo indicaba mi título, pero nunca me he sentido así. Creo que esa denominación le hizo mucho daño a la profesión. Mucha falta de reconocimiento que tenemos en la actualidad yo diría que se debe a esa época, en la que el significado de las siglas ATS, “Ayudante Técnico Sanitario”, inducían a ambigüedad y para nada mostraba la realidad de nuestra disciplina sanitaria que posee un cuerpo de conocimientos propios y abarca los cuidados, la docencia y la investigación.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share