Identificación

Certificado de Cuotas de 2022

Colegiados de Honor 2023

    Aula Virtual

 Red Gaditana de      Cooperación

Continúa abierto el plazo para inscribirse en el Congreso Nacional de Sanidad Penitencia que se celebra en Jerez del 3 al 5 de noviembre

María del Carmen Fernández, enfermera de prisiones y miembro del comité organizador del Congreso.

La Sociedad Española de Sanidad Penitenciaria (SESP) celebra su XIV Congreso Nacional y XXII Jornadas Nacionales bajo el lema ‘Un camino, un relevo’ que tendrá lugar del 3 al 5 de noviembre en el Hotel Sherry Park de Jerez; un espacio dónde poder intercambiar y actualizar conocimientos, avanzar en formación, y mantener el contacto entre compañeros de diferentes Centros Penitenciarios.

Dentro del Congreso, la Enfermería tendrá un papel fundamental, dado que se trata de una figura imprescindible pero poco conocida dentro de la sociedad y la propia Sanidad. Hombres y mujeres que realizan su trabajo con diligencia en unas condiciones en ocasiones complicadas y muy particulares debido a la población a la que atienden.

María del Carmen Fernández es enfermera en el Centro Penitenciario Puerto II y forma parte del comité organizador de este evento científico.

Ver web del Congreso

¿Cómo va la inscripción al Congreso?

Las inscripciones van a muy buen ritmo, tenemos muchos profesionales interesados, pero aún hay plazas disponibles.

¿Las personas que estén interesadas en asistir aún pueden inscribirse?

Por supuesto, hasta el último momento y mientras queden plazas se puede realizar la inscripción.

 ¿Qué peso tendrá la Enfermería en este Congreso de Sanidad Penitenciaria?

Tendrá un peso muy importante, ya que contaremos con talleres, mesas de debate de psiquiatría, de gestión, etc. El desarrollo de las funciones de enfermería cada vez es más importante en nuestro medio.

 ¿De qué manera colabora el Colegio de Enfermería de Cádiz en esta cita científica?

La colaboración más importante es la difusión que está realizando a nivel nacional del Congreso, desconocido para muchos profesionales. Además, el Colegio concede dos premios en metálico para la presentación de póster o ponencias, y gran parte del merchandising. A esto se le suma un taller, ,impartido por el enfermero Diego Utrera, de ‘Arritmias más frecuentes y síndrome coronario agudo’. Tengo que destacar que es el colegio de profesionales relacionado con la sanidad que más ha colaborado y que desde el primer momento nos ha ofrecido toda la ayuda y todos los medios que tiene a su alcance, tanto tecnológicos, como publicitarios y profesionales.

¿Cuáles son las funciones de los enfermeros en los centros penitenciarios?

Desarrollamos una completísima lista de funciones, desde administración de fármacos, calendarios vacunales, realización de extracciones de sangre, programas de prevención de tuberculosis, programas de VIH Y HEPATITIS C, seguimiento de enfermedades crónicas, educación para la salud, urgencias de todo tipo que van desde curas de heridas simples hasta grandes autolesiones, agresiones, sobredosis, problemas cardíacos, atención completa de internos con enfermedades mentales y no podemos tampoco olvidar la función administrativa.

¿En vuestro caso, conseguir la adherencia al tratamiento por parte del paciente es más complejo?

Es complicado, aunque tenemos la ventaja de tener acceso a los pacientes de manera continua y de esta manera poder incidir y reforzar la adherencia. En los pacientes con enfermedades mentales, cuyos casos van en aumento, tenemos la posibilidad de controlar y supervisar la toma de sus tratamientos de forma correcta.

La falta de personal en los equipos sanitarios es una constante también en los centros penitenciarios, ¿qué necesidades detectáis los enfermeros para poder ofrecer los mejores cuidados?

Nuestros problemas son comunes a toda la sanidad española, existe falta de personal de todas las categorías, por lo tanto, debemos restar tiempo a las funciones de enfermeria para realizar otras, y así poder conseguir que la atención sanitaria funcione.

¿Os queda tiempo para investigar?

Rotundamente no, los profesionales que lo hacen es porque dedican parte de su tiempo libre y sus propios recursos.

Da la impresión de que no hay muchos enfermeros que quieran ejercer su profesión en las prisiones, ¿a qué se debe?

Al desconocimiento del medio, principalmente.

¿Qué diferencias hay entre trabajar en una prisión o hacerlo en otros centros?

Realizamos un seguimiento constante de sus patologías y la evolución de éstas y a nosotros como profesionales nos ayuda a conocer un poco más al ser humano cuando las circunstancias que le rodean son adversas.